La kuestion “antirasial”. Las minorias i el antisemitizmo

Entre los 50 i 60 las dos komunidades djudias mas grandes de oksidente, la amerikana i la fransesa, fueron en la primera linea en la defensa de los derechos de las minorias nasionales, respektivamente los pretos de Estados Unidos i los arabes de la imigrasion sovrevenida en Fransya.

Los istoriadores konsideran este periodo la “edad de oro” de las relasiones entre estas minorias i identifikan la krisa a mediados de los anyos 60, debido a la Gerra de los Sesh Dias (ke influyo sovre todo en los movimientos en Evropa) i a la kresiente disparidad entre la posision sosial de los djudios i de las otras minorias.

Entre los 70 i los 80 la komunidad djudia i los muzulmanos fransezes entraron frekuentemente en kontrasto: en 1982 la “Ligue internationale contre le Racisme et l’antisémitisme” (LICRA), fundado i dirijido por prominentes djudios, demando al diario “Liberación” por la publikasion de un yamamiento “a todos los ermanos arabes” para ke “no djudio ya puede sentirse seguro en los suburbios”; en 1970 el “Mouvement contre le racisme et pour l’amitié entre les peuples” (MRAP) en su manifestasiones denunsio los “djudios de la finansa” i omitio las notisias sovre el antisemitizmo en la Union Sovyetika (debasho de la presion del Partido Komunista Fransese); en los anyos 80 la ONG “SOS Racisme”, apoyada por Bernard-Henri Lévy i Marek Halter, fue akusada de suditansia al “proyecto sionista” por los representantes de las asosiasiones antirrasiztas arabe en los prinsipales periodikos de la ekstrema izkierda; en 1985 el presidente del “Comité Nacional des Français Juifs” emitió un mensaje para rempushar la tendensia a ekiparar los djudios oprimidos por los nazis a los magrebies inmigrantes:

«Kon la mejor voluntad i las mejores intensiones, no parese egzistir una relasion entre el masakre intensional de djudios evropeos por los nazis i la denegasion de akseptar a una ola de magrebies prolifikos i difísil de asimilar, ke rapidamente podria alterar todos los ekilibrios de la nasion. Para apoyar su kausa, la izkierda esta a favor de la imigrasion masiva […] El silogismo ke todos eyos ke estan preokupados por la imigrasion son rasistas, i en konsekuensia antisemitas, es un enganyo» (“Agence télégraphike Juive” 29/1/1986).

A partir de los anyos 80 en adelante, la relasion se fue al traste: si en 1995, el momento de la primera revuelta organisada de las banlieues, el direktor Mathieu Kassovitz en su famosa pelikula La Haine (“El odio”) podria fazer interaktuar a un djudio, un arabe i un preto, okultando los problemas etniko-relijiosos, diez anyos mas tarde en la sigunda revolta la “estreya del ghetto” israelita avria segido el kamino de Ilan Halimi, torturado i asesinado por una banda de jovenes arabes simplemente porke djudio.

En la ultima dekada la poblasion muzulmana de Fransya a sufrido una radikalisasion irreversible: los inmigrantes de sigunda o tersera jenerasion se lanzan a las kayes gritando “Nous sommes tous des Palestiniens!”.

En Fransya sin embargo el “tema antirrasizta” aun es tabú, i el debate, inkluso en el mundo akademiko, va kon el ritmo de las disputas politikas i de las provokasiones intelektuales, komo lo demuestran los kasos Dieudonné (komediante ke reklama el derecho de se burlar del Olokósto) i Sumision (la ultima novela de Michel Houellebecq ambientada en una Fransya ande la islamizasion obliga a los djudios a la emigrasion masiva).

En kuanto a los Estados Unidos, la diskusion es mas abierta i refleja la kompleksidad del fenomeno, ke incluye no solamente los djudios i los arabes, sino tambien la galaksia de los movimientos de los pretos, por los erederos de Martin Luther King a los muzuzlmanes pretos.

Fueron los istoriadores estadounidenses ke identifikaron la “edad de oro” entre los anyos 1955 i 1966, los anyos de la lucha por los derechos siviles, en la ke los esfuerzos kontinuos de M.L. King para suprimir todas las formas de antisemitizmo en la komunidad preta fueron rekompensados por las asosiasiones djudias kon apoyo kultural i material a las inisiativas del reverendo.

En lugar de determinados motivos politikos o ideologikos, fue la disparidad entre las kondisiones de vida ke marko la imposibilidad de un frente komun entre los djudios i los afroamerikanos. El fenomeno empezo a manifestarse a nivel kolektivo solo despues de la subida de la “Nasion del Islam” i de los “pretos separatistas”: anteriormente, la yerga marksista de los militantes suavisaba la tentasion etnocentrika.

Un eshemplo notable es el de George Jackson (1941-1971), kien kon los “Soledad Brothers” (un grupo de pretos akusado de l’asesinyo de un ofisial de polisia) se konvirtio en un simbolo de la nueva forma de aktivismo afroamerikano, el del “gerriyero preto komunista”. En las kartas de Jackson estan muchas komparasiones entre la situasion de los pretos en los Estados Unidos i la de los djudios durante el nazismo: las prisiones amerikanas son komo Dachau i Buchenwald, los ofisiales de polisia blankos son komo la Gestapo, el sistema kiere perpetrar un nuevo olokósto kontra los pretos…

No esta de mas rekordar ke en la defensa de los “Soledad Brothers” intervino un ekipo de avogados liberales kaji todos de orijen djudia. Aun ke Jackson era un “mariskal de kampo” de los Panteras Pretas, el fue siempre retisente a “poner a prueba toda la raza blanka” i atribuir la responsabilidad del kapitalizmo a un grupo etniko: a pesar de ser un avido lektor de W.E.B. Du Bois (el padrino de la kultura afrosentrika ke en 1903 akuzo a los djudios de ser los erederos de los esklavistas), Jackson se limito a denunsiar la “diktadura industrial-kapitalista”.

Sin embargo, no fue difísil para los afroamerikanos yegar a la doktrina separatista de los muzuzlmanes pretos a traves de la retorika marksista: un eshemplo de esta transision es Kody Scott, miembro de los “Crips” de Los Angeles ke, despues de una vida de gangster, yego a el islam a traves del nasionalizmo preto. En su autobiografía, Monster (1993), Scott mezkla anti-kapitalizmo, rasismo anti-blanko, separatizmo preto i afrosentrismo.

El trastorno politiko i ideologiko ke serpentea por los distinto grupos de los muzuzlmanes afroamerikanos, se topa tanto al prinsipio del movimiento komo en sus momentos desisivos: komo no mensionar la invitasion ofisial de una delegasion del Partido Nazista Amerikano en una konferensia de la Nasion del Islam en 1962, la difusion entre los neo-nazis del livro Las relasiones sekretas entre los djudios i los pretos (publikado en 1991), i por ultimo l’admirasion de Louis Farrakhan por Hitler.
Desde el punto de vista ideologiko, este movimiento no ha fecho mas ke traer algunos konfliktos silensiados durante la “edad de oro”: muchos intelektuales afrikanos muestran komo este periodo representa un mito kaji eksclusivamente para los djudios, ke tienden a “idealizarlo”.

En el lado djudio, en kambio son muchos los intelektuales ke sienten nostalgia para esos anyos: en 1999 el rebbe Marc Scheiner a dedikado un livro a la relasion istorika entre los pretos i los djudios de Amerika (Shared Dreams: Martin Luther King Jr. and the Jewish Community), kon el objetivo deklarado de rekonstruir la unidad entre las dos komunidades despues de anyos de ostilidad. Tambien el kontrovertido livro de Martin Bernal, Black Athena (1987), nase de una aspirasion similar: «Reunir a los dos komponentes de la lucha progresiva de los derechos siviles de los anyos sesenta, los djudios i los pretos amerikanos» (Jean-Loup Amselle).

Desde una perspektiva mas amplia, observamos ke a pesar de las similitudes entre la situasion en Amerika i en Fransya, la manera en ke los konfliktos se produsen son klaramente diferentes.

En los Estados Unidos la mayoria de los kontrastes proviene prinsipalmente de la tendensia a la radikalisasion de los estereotipos kulturales i etnikos ke las minorías tienen derecho a perseguir asta kaer dentro de los limites de la “relijion sivil” amerikana. Se ekscluye, por tanto, la posibilidad ke las ostilidades entre las komunidades pretas i djudias pueden ser okasyones de una gerra sivil.

Muy diferente, sin embargo, el klima ke reina en Fransya (i Evropa): los unikos ke aktualmente pueden permitirse el “lukso” de predikar el antisemitizmo son los inmigrantes arabes i musulmanes (o sus descendientes); muchos djudios an rekonosido la imposibilidad de koeksistensia i, en lugar de aplanarse a las posisiones de la ekstrema derecha, an desidido de fazer aliya.

Para konkluir, el mismo fenomeno en los Estados Unidos puede dar vida en el peor de los kasos a una gerriya urbana (ke en el nivel maksimo de ideologisasion no desbordara los límites de la violensia estadounidense abitual), en Evropa de kontra puede arrastrar un entero payis en una gerra sivil, por todas las rasones ke avemos enumerado: la falta de una “relijion sivil” komo base de la integrasion evropea i la radikalisasion etniko-relijiosa de las minorias. Por tanto, es kon gran preokupasion ke los sivdadanos evropeos tienen ke mirar a un konflikto ke aparentemente no parese afektarles (ekscepto víctimas indirektas de atakes), ma al final akabara por inkluir todos.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.