La Organización Mundial de la Salud se somete a China

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha repetido la propaganda de Pekin sobre el coronavirus, alegando que “no hay evidencia de transmisión de persona a persona”; Mientras tanto, la epidemia había desbordado por completo.

Los tuits de la OMS en enero y febrero muestran que la agencia de las Naciones Unidas estaba difundiendo propaganda china. Funcionarios de salud encontraron el primer caso de coronavirus (COVID-19) el 17 de noviembre en Wuhan. El Partido Comunista Chino también encubrió la gravedad de la epidemia durante las primeras etapas, arrestando a periodistas y médicos y al mismo tiempo logró vender al mundo la desaceleración de la infección como una demostración de la superioridad de su sistema político.

Un estudio publicado recientemente por la Universidad de Southampton calculó que China podría haber evitado el 95% de las infecciones por coronavirus en todo el mundo si escuchara las alarmas de los médicos de Wuhan en lugar de silenciarlas.

China se ha negado a disculparse por la mala gestión de la epidemia: “En las fases críticas, los funcionarios de Pekin decidieron privilegiar la estabilidad politica en lugar de enfrentar abiertamente la epidemia, para evitar el alarmismo y la vergüenza política”, reconoció incluso el New York Times.

El 14 de enero, un día antes del descubrimiento de la primera infección estadounidense de Wuhan a Seattle, la OMS negó que el virus pudiera transmitirse de hombre a hombre y volvió a declarar que “las investigaciones preliminares realizadas por las autoridades chinas no han encontrado pruebas claras de la transmisión de humano a humano del coronavirus identificado en Wuhan”.

La OMS tardó unos días en admitir finalmente que la transmisión de persona a persona era posible, pero la organización continuó minimizando la amenaza.

El 4 de febrero, la Organización cuestionó si las personas asintomáticas infectadas con el coronavirus podían transmitirlo.

Aunque el nuevo coronavirus se identificó en un mercado de animales en Wuhan a fines de enero, la OMS aún a principios de febrero dijo que no sabía el origen de la epidemia.

Desde el 11 de febrero, la OMS ha seguido negando que el virus se haya originado en China.

El 14 de febrero, la OMS tomó partido en defensa de su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, criticado por elogiar la respuesta de China al virus. Para la prensa, Tedros dijo: «Se ha escrito y se ha dicho demasiado sobre mis elogios para China: solo me felicito cuando es necesario y continuaré haciéndolo, como lo haría con cualquier nación que intente resolver el problema en su origen con certeza, para proteger a su gente y al mundo, incluso a riesgo de pagar un alto costo».

Repitiendo las mentiras del Partido Comunista Chino, la OMS tuiteó una declaración del Dr. Tedros el 21 de febrero que declara la gestión china de la epidemia como una demostración de la “posibilidad de contener la propagación del coronavirus” dada al resto del mundo.

Aunque el coronavirus se estaba extendiendo desde China al resto del mundo, desde principios de 2020, la OMS ha reiterado las garantías de Pekín: «Este coronavirus no es gripe, pero puede ser contenido con los medios adecuados. Este es uno de los mensajes clave de China», informó Tedros a la prensa el 27 de febrero.

Incluso cuando China se convirtió en el epicentro de la pandemia mundial durante la propagación del contagio, la OMS continuó argumentando que los casos estaban disminuyendo.

El 13 de marzo, los Estados Unidos protestaron con el embajador chino contra las afirmaciones de Beijing sobre un posible contagio de coronavirus por parte de soldados estadounidenses que llegaron a Wuhan.

Sin embargo, la OMS, con la coartada del antirracismo, ha estigmatizado cualquier referencia al origen chino del virus, porque esto podría dañar a las minorías asiáticas en Occidente y potencialmente hacerlas más vulnerables a la enfermedad. Esto es lo que tuiteó el 25 de febrero: «Asociar negativamente una enfermedad infecciosa con una población específica es una forma de estigmatización. Esto significa que las personas están etiquetadas, estereotipadas, discriminadas debido a una posible conexión negativa con COVID-19».

«La estigmatización social puede contribuir a: agravar los problemas de salud; promover la transmisión; crear problemas en el control de enfermedades infecciosas durante una epidemia», agregó la agencia de las Naciones Unidas, que en los últimos años también ha impuesto la prohibición de llamar con “nombres ofensivos” a las epidemias.

En una reunión del 28 de enero con Xi Jinping, Tedros elogió la transparencia en la gestion de la epidemia de coronavirus. Al mismo tiempo, el director de la OMS logró condenar el cierre al tráfico aéreo de China de los Estados Unidos .

Recordemos que el director de la OMS fue ministro de salud en Etiopía, un país africano donde China es actualmente el mayor inversor extranjero. Además, Pekin, después de Washington, es el segundo mayor donante de las Naciones Unidas.

(Fuente: Fonte: WHO Initially Echoed False Chinese Propaganda: No Clear Evidence Coronavirus Transmitted Among Humans (Breitbart, 22 marzo 2020).

L’Organizzazione Mondiale della Sanità pende dalle labbra della Cina?

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.